Superpoderes

Tuve un amigo de niño que tenía un gran superpoder Podía pronosticar con asombrosa precisión las cosas. Si llegaba a fallar, fallaba por algo ínfimo, irrelevante e imperceptible. Cada año pronosticaba su nota final del colegio, apuntando incluso en las milésimas. Una vez falló. Predijo que terminaría con un 6,72 y fue 6,73. Cuando hablábamos…